¿Eres el nuevo jefe?

Mis queridos lectores,

Hoy en esta fría y lluviosa noche de primavera quisiera darles algunos consejos para ser buenos líderes de equipo.

Cosas tan importantes como hacer de todos tus aliados hasta como remplazar un goterón trae buenos comentarios de ti.

Al tomar el puesto de gerente o director, tienes que tener un objetivo muy importante: ser respetado.

Ser un jefe estricto mantendrá el trabajo de tus empleados al margen pero al mismo tiempo disminuirá la calidad de trabajo y de su rendimiento.

¿A quién le gusta trabajar en un ambiente estresado y sofocante?

Y siendo tú, el gerente, recae absolutamente todo en ti, por eso aquí te van unos consejos personales que te ayudarán a evitar esto:

Sé honesto 

Ser amable no basta, se verá muy forzado. Siempre que alguien se dirija a ti, contesta de buena forma como si contestarás el teléfono.

A cualquier comentario, opinión o permiso siempre di las cosas como a ti te parezcan. No les des muchas vueltas, se conciso y responde siendo franco. Hablar de acuerdo a tu punto de vista demostrará seguridad en tus decisiones, lo cual te va a ser muy importante.

 

Apoya sus decisiones

Si algún trabajador te da alguna sugerencia fuera de la sala de juntas pero dentro de la empresa. ¡Escuchala! Pon atención y no lo sueltes al aire. Si al otro día ya lo meditaste, cuál sea tu decisión, dísela. Si no estás de acuerdo, dile tus comentarios e incita a que propongan más. Si decides tomar su sugerencia, puedes pedir su ayuda para ayudarte a detallarlo. Saber que sus opiniones son tomadas en cuenta, le dará un gran sentido de pertenencia.

 

Promueve el trabajo en equipo

Dentro de los proyectos que tengas, junta a todo tu equipo y solicita sus opiniones. Una vez hecha la maqueta, recalca la gran comunicación que deben de tener cada uno de ellos con el resto del equipo. Esto los hará interactuar entre ellos, dejando de limitar en extremo su puesto, y se comenzarán a interesar en el trabajo de los demás, al tiempo que tomarán en cuenta que no están trabajando por trabajar sino con un fin en común por el que tienen que esforzarse.

 

Cambia aspectos en el entorno

Pon atención a cual es la decoración de la oficina, que colores resaltan más. Trabajar en un espacio que aparente ser amplio, que tenga espacios bien aprovechados y ningún mueble viejo y estorboso; hace que el aire fluya más y siempre se sienta un ambiente fresco.

En la última empresa que entré a trabajar, estaban comenzando a tener mucha humedad por todo el agua filtrada. Mandé a impermeabilizar y colocar distintos instrumentos para evitar la filtración de agua con Gutterkel, un amigo de la familia. A los 2 días pintamos todos una pared del color que sintiera que era el adecuado y se creo “nuestro spot”.

Llegar a un lugar en el que te hace sentir parte de él, saca lo mejor de ti.

Así es como no sólo ganaras trabajadores, sino aliados en tus proyectos. Cuando un equipo respeta a su líder, apoya de forma positiva y constante. Está de más mencionar que lo mismo hacen empresas grandes como Google o Facebook
Pon a prueba estos consejos míos y si te funcionaron platícame cómo fue que tu hiciste un cambio positivo en tu área de trabajo.

 

Emprendedor, amante de los perros, redactor y conferencista en temas de marketing digital como pasatiempo.

7 Razones por las que tu negocio debe estar en internet

Aunque cada vez es menos común, los dueños de negocios tradicionales como tiendas, despachos de abogados y otros negocios de retail y corporativos siguen siendo resistiéndose a llevar sus negocios al mundo digital.

Debo aclarar que estar en el mundo digital no significa estrictamente tener una tienda en línea, sino simplemente hacer notar su presencia en Google y otros motores de búsqueda, inclusive algunos de nicho como son Doctoralia (plataforma para buscar médicos, nutriólogos y psicólogos en df) y Cosmos (buscador de proveedores de distintos sectores industriales).

7 razones por las que tu negocio debe estar en internet

1. Las personas quieren comprar lo que vendes

No importa lo que vendas, las personas ya no tenemos tiempo de esperar a la siguiente expo para buscar proveedores.

¿Cuándo fue la última vez que tuviste que esperar a la siguiente expo de muebles para comprar un sillón? Seguramente nunca lo has hecho, y es mucho más sencillo buscar en internet mueblerías sin importar si es en Google, Facebook, Instagram o lo que sea. Todas las personas nos metemos a internet para divertirnos, distraernos, vender o comprar cosas, así que tú también deberías estar ahí.

2. Mejora la apariencia de tu empresa

Conozco muchas personas que se reúsan a digitalizar su negocio porque es una empresa familiar y si a ellos les ha funcionado tanto tiempo, para qué cambiar si “pueden seguir como siempre”.

Hoy en día todas las empresas necesitan una página web sin importar su tamaño o si venden productos o servicios, todas las personas quieren saber más sobre ti y una página web es, en el peor de los casos, un catálogo de lo que vendes y en el mejor de los casos, un vendedor más. Por otra parte, algunos prospectos no hacen caso de negocios que no tienen un sitio web por considerarlas menos profesionales.

3. Ventas 24 horas, los 7 días de la semana

Una página web te permite tener tu negocio abierto 24/7 haciendo que aunque sean las 3:00 am y no haya nadie para responder, un visitante puede pedir informes o hacer un pedido sin problema alguno.

4. Entender al cliente de forma sencilla

Les comparto una experiencia reciente. Una escuela de talleres y cursos lanzó su nuevo sitio web, pero se encontraban inseguros sobre qué curso (de entre los cientos que tienen) debían de ofrecer y si debían hacer sesiones de un día, medio año o un año entero. Debido al gran flujo orgánico del sitio web donde diariamente llegaban nuevos prospectos, colocamos una encuesta de dos preguntas en su sitio web para saber qué tipo de curso y cuánto querían que duraran. Al termino de dos semanas de realizar la encuesta obtuvimos resultados sobre lo que los visitantes querían, desarrollamos las páginas con la información necesaria y comenzamos a recibir inscripciones, todo sin gastar un peso en investigaciones de mercado y mucho más rápido.

5. Costos de entrada muy bajos

Realmente montar una página web es muy económico, solamente necesitas pagar un dominio y un servidor por un año (tiempo mínimo recomendado) y tener el tiempo y la imaginación para saber qué es lo que quieres que tus visitantes se lleven después de que te visitan.

Yo siempre le recomiendo a los clientes comenzar pequeño y expandirse, además de no esperar que su sitio web será perfecto en el primer intento; todo se trata de hacer, investigar su desempeño e iterar. Si tu oferta de productos o servicios es demasiado amplia, mi recomendación es que no te rompas la cabeza colocando todos en tu nueva página web. Coloca aquellos que se venden más o que tus clientes preguntan por ellos de forma recurrente, tus “bolillos” como les dice un cliente mío, porque son los productos que se venden al por mayor.

6. Libertad de trabajo remoto

Mientras tengas conexión a internet y una computadora o un celular cerca, tener una presencia en línea te permite desplazarte a cualquier parte del mundo y seguir atendiendo dudas, prospectos y la logística de tu empresa. Así que no necesitas estar todo el tiempo en un solo lugar o tener que estresarte por el tráfico por las mañanas si lo puedes hacer desde tu cama.

7. Costos operativos mínimos

Debido a que no tienes un local, no necesitas pensar en pagar agua, luz, renta ni empleados. Puedes recibir pedidos de lo que vendas y atenderlos en tu casa. Si por otro lado, lo que vendes es un servicio, puedes darte el gusto de pagar una oficina virtual o pagar por una sala de juntas por hora para tener un lugar donde recibir y atender a tus clientes, esto es particularmente útil hoy en día donde los clientes no quieren ir a tu oficina, quieren que tú vayas a ellos.

 

Estos son mis 7 consejos de por qué tienes que tener una presencia en línea. Si te gustaron, compártela con tus amigos

Emprendedor, amante de los perros, redactor y conferencista en temas de marketing digital como pasatiempo.