nuevo gerente

5 Consejos para nuevos gerentes

¿Acabas de ser ascendido a un puesto gerencial? ¡Felicidades! Sin embargo, ya es hora de bajar tu copa de Champagne, voltear a tus nuevas responsabilidades y ver a tu nuevo equipo de trabajo, todos están esperando que muestres de qué estás hecho y que calles la boca a aquellas personas que decían que aun no estabas listo para tomar este nuevo rol de autoridad.

Hay personas que luchan por años para ascender por la escalera jerárquica para demostrar que pueden tener un puesto de autoridad, mientras que otros buscan el dinero que viene de la mano con un mejor puesto. Sin importar a cuál de estos dos grupos pertenezcas, quiero darte estos consejos que a mi me funcionaron cuando tomé por primera vez las riendas de un equipo de trabajo y me ayudaron a salir de la etapa “¿qué demonios hago ahora?” y pasar a la etapa “¡por qué no tengo un café en la mano?(historia real para otro día).

1- Vístete como un líder

YA SÉ que todos te han visto trabajar los últimos años con playera y jeans, y YA SÉ que no quieres que vean que has cambiado, pero no te confundas, no te estás vistiendo para ellos, te estás vistiendo para ti, ¿has escuchado el adagio “fake it ’til you make it” (fíngelo hasta conseguirlo)? pues ya lo lograste, ya eres el gerente, es hora que comiences a hacer lo mismo para ser un líder y utilizar “fake it ’til you become it” (fíngelo hasta que lo hagas realidad).

La recomendación más sensible aquí es no cambiar tu forma de vestir de la noche a la mañana, esto te podría hacer lucir como falso o poco auténtico, en lugar de eso ve cambiando tu apariencia de a poco hasta que te encuentres en la norma de acuerdo a tu oficina, ya que no es lo mismo vestirse para una startup que para un banco.

2. Aprende a hacer reuniones

Todos odiamos las juntas, eso es una constante en todas las organizaciones especialmente cuando eres un pequeño minion que tiene que estar dando reportes de qué está haciendo y corriendo el riesgo que le van a poner más trabajo.

Si todos pudiéramos leer la mente de las demás personas en el trabajo, se eliminaría la necesidad de tener juntas, sin embargo aún no se ha desarrollado un app para eso, así que hay que seguir teniendo reuniones paulatinas para saber el status de los proyectos.

¿Qué tan seguido se debe tener reuniones? Depende de la metodología que estés usando para gestionar a tu equipo, yo aprendí en mis cursos de scrum y agile (para aprender a gestionar proyectos y equipos de trabajo) que una reunión diaria de pie hará que tu equipo siempre sepa qué hacer y tú sepas qué obstáculos tienen para conseguirlo, de esta forma puedes saber el progreso de tu proyecto y el desempeño de tu equipo.

3. Sé análogo

Si es tu primer trabajo como gerente, muy probablemente caigas en el grupo generacional conocido como Millennial, por lo que seguramente vas a buscar tener el último project manager, el CRM más caro, o el mejor ERP financiero. Una advertencia a esta sobrecarga de tecnología: De nada sirve que tengas el software más caro/novedoso si solamente tú lo puedes ver, lo mismo sería que tuvieras una hoja guardada en el cajón.

¿Por qué la gente utilizaba post-its antes de usar un CRM o pintaban pizarrones antes de tener un project manager? Porque su proceso funcionaba. Querer corregir errores de procedimiento con tecnología es como remendar tu ropa vieja con cinta para ductos, es un parche rápido pero no aguantará la prueba del tiempo.

Saca punta a tu lápiz y comienza a tomar notas de tus procesos, cuando los tengas aprendidos y optimizados, ahora sí ahórrate tiempo con el software más sofisticado que puedas encontrar.

4. Mantente visible

Woody Allen dijo que el 80% del éxito consiste en estar ahí y esto guarda cierto nivel de verdad cuando hablamos de un gerente. Todos queremos pasar de un horrible cubículo abierto a ser dueños de una oficina cerrada solo para nosotros, tristemente si eres un gerente, necesitas pasar la mayor parte del tiempo con tu equipo, pues mientras más compartas con ellos, más conectados estarán contigo.

Trata de pasar un tiempo sentado con ellos en su área de trabajo, especialmente si tienen una mesa en el centro, prepárate para ser interrumpido con dudas, pero responderlas ahora te ahorrará tiempo para corregir errores más tarde. Además trata de conversar con tus subordinados en tu día a día y no sólo en juntas, de esta forma establecerás una relación con ellos que te ayudará a tener un tema de trabajo más tranquilo y productivo.

5. Toma tiempo para relajarte

Es hora de conocer la parte negativa de ser gerente, es conocido que un gerente trabaja más horas que sus subordinados, lo que puede traer una pérdida en el balance de su vida y trabajo, generándoles mayor estrés. Es por esto que tienes que tomar tiempo para eliminar tu estrés, ya sea haciendo ejercicio, haciendo una cita con el psicólogo para hacer catarsis o pasando más tiempo con amigos o familia.

No se trata de trabajar más tiempo, sino ser lo más productivo para que consigas realizar tus pendientes y tengas tiempo para ti y para tu esparcimiento.

Emprendedor, amante de los perros, redactor y conferencista en temas de marketing digital como pasatiempo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *